Repuestos

Tipos de repuesto

En textos específicos de mantenimiento es posible encontrar muchas clasificaciones del material de repuesto (por responsabilidad dentro del equipo, por tipo de aprovisionamiento, etc). Desde un punto de vista práctico, con el objetivo de fijar el stock de repuesto, la clasificación que podemos hacer  puede ser la siguiente:

Tipo A:

Piezas que es necesario tener en stock en la planta, pues un fallo supondrá una pérdida de producción inadmisible. Este, a su vez, es conveniente dividirlo en tres categorías:

  • Material que debe adquirirse necesariamente al fabricante del equipo. Suelen ser piezas diseñadas por el propio fabricante
  • Material estándar. Es la pieza incorporada por el fabricante del equipo y que puede adquirirse en proveedores locales
  • Consumibles. Son aquellos elementos de duración inferior a un año, con una vida fácilmente predecible, de bajo coste, que generalmente se sustituyen sin esperar a que den síntomas de mal estado. Su fallo y su desatención pueden provocar graves averías.

Tipo B:

Piezas que no es necesario tener en stock, pero que es necesario tener localizadas. En caso de fallo, es necesario no perder tiempo buscando proveedor o solicitando ofertas. De esa lista de piezas que es conveniente tener localizadas deberemos conocer, pues, proveedor, precio y plazo de entrega.

Tipo C:

Consumibles de consumo habitual. Se trata de materiales que se consumen tan a menudo que es conveniente tenerlos cerca, pues ahorra trámites burocráticos de compra y facilita la operatividad del departamento de mantenimiento.

Tipo D:

Piezas que no es necesario prever, pues un fallo en ellas no supone ningún riesgo para la producción de la planta (como mucho, supondrá un pequeño inconveniente).

1.2 Criterios de selección

Hay cuatro aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de seleccionar el stock de repuesto: la criticidad del fallo, la frecuencia de consumo, el plazo de aprovisionamiento y el coste de la pieza. Veamos con detenimiento cada uno de estos aspectos.

1.2.1 Criticidad del fallo

Los sistemas críticos son, como hemos visto, aquellos cuyo fallo afecta a la seguridad, al medioambiente o a la producción de energía. Por tanto, las piezas necesarias para subsanar un fallo que afecte de manera inadmisible a cualquiera de esos tres aspectos deben ser tenidas en cuenta como piezas que deben integrar el stock de repuesto

1.2.2 Consumo

Tras el análisis del histórico de averías, o de la lista de elementos adquiridos en periodos anteriores (uno o dos años), puede determinarse que elementos se consumen habitualmente. Todos aquellos elementos que se consuman habitualmente y que sean de bajo coste deben considerarse como firmes candidatos a pertenecer a la lista de repuesto mínimo. Así, los elementos de bombas que no son críticas pero que frecuentemente se averían, deberían estar en stock (retenes, rodetes, cierres, etc.). También, aquellos consumibles de cambio frecuente (aceites, filtros) deberían considerarse.

1.2.3 Plazo de aprovisionamiento

Algunas piezas se encuentran en stock permanente en proveedores cercanos a la planta. Otras, en cambio, se fabrican bajo pedido, por lo que su disponibilidad no es inmediata, e incluso, su entrega puede demorarse meses.

Aquellas piezas que pertenezcan a equipos críticos cuya entrega no sea inmediata, deberían integrar el almacén de repuesto. Aquellas piezas que aún no pertenecientes a equipos A o críticos, puedan suponer que un equipo B permanezca largo tiempo fuera de servicio deben considerarse igualmente en esa lista.

1.2.4 Coste de la pieza

Puesto que se trata de tener un almacén con el menor capital inmovilizado posible, el precio de las piezas formará parte de la decisión sobre el stock de las mismas. Aquellas piezas de gran precio (grandes ejes, coronas de gran tamaño, equipos muy especiales) no deberían mantenerse en stock en la planta, y en cambio, deberían estar sujetas a un sistema de mantenimiento predictivo eficaz. Para estas piezas también debe preverse la posibilidad de compartirse entre varias plantas. Algunos fabricantes de turbinas, por ejemplo, ofrecen este tipo de servicio.

1.3 Repuesto habitual en plantas de cogeneración para los equipos principales

Aunque en cada caso habrá que verificar si los repuestos que se proponen son los correctos para la planta cuyo almacén de repuesto se está estudiando, hay una serie de elementos que suelen formar parte del almacén de repuesto de una planta de cogeneración.

Es altamente recomendable negociar el stock repuesto al negociar el contrato de construcción de la planta (contrato EPC), pues en ese momento el fabricante está en disposición de negociar y probablemente la oferta económica no difiera mucho de considerar los repuestos esenciales o no considerarlos. También es conveniente negociar en ese momento la disponibilidad de repuestos, el compromiso para disponer de piezas durante la vida útil de la planta y el precio de estos, o mejor aún, el descuento sobre su lista habitual de precio. Después, en muchos casos se convierte en suministrador único, pudiendo fijar no sólo los precios (mucho más altos que lo que la lógica dicta), sino también las condiciones de suministro (plazo, disponibilidad, obligación de contratar a sus técnicos para la sustitución a precios desorbitados, etc).

Lógicamente, en países o zonas alejadas de los puntos de suministro suelen incrementarse notablemente los stocks.

1.3.1 Repuesto habitual para motor alternativo de gas 

Entre los repuestos que es conveniente acopiar figuran los de la siguiente tabla. Hay que tener en cuenta que es posible llegar a acuerdos con el fabricante del equipo para que se comprometa a tener en stock en un punto concreto determinado material de alto precio y media o baja probabilidad de fallo. También es posible llegar a acuerdos con otros usuarios o con otras plantas explotadas por el mismo propietario o contratista para compartir el repuesto de mayor valor.

Lista de repuesto habitual para motores alternativos de gas

1.3.2 Repuesto habitual para turbina de gas

Igual que en el caso del motor alternativo, los repuestos de la turbina son en general de muy alto valor. Se suele acopiar todo aquello de precio bajo y de alta probabilidad de fallo, como tarjetas electrónicas, sensores, quemadores, etc. Una parte importante del stock se traslada al fabricante, al que se obliga a tener localizado toda una serie de repuesto en algún punto desde el que sea fácil enviar los materiales. Este punto puede ser en el centro de un pais, entre varias plantas o incluso en el centro de varios paises (muy habitual en Europa y en América del Sur).

1.3.3 Repuesto habitual para turbina de vapor

1.3.4 Repuesto habitual para caldera y circuito agua vapor

1.3.5 Repuesto habitual para torres de refrigeración

1.4 Consumibles (Repuesto tipo C)

Se definen como consumibles aquellos elementos que pierden sus cualidades con el uso, y que han de ser reemplazados después de un número determinado de horas de servicio. Generalmente el plazo es inferior a un año. Entre los elementos consumibles más habituales en plantas de cogeneración están los siguientes:

  • Filtros
  • Lubricantes de todo tipo
  • Adhesivos de diferentes tipos
  • Discos de ruptura
  • Material de limpieza

Elementos de estanqueidad estándar, como juntas tóricas de tamaños y materiales comunes,  empaquetadura, juntas que pueden fabricarse artesanalmente a partir de pliegos, juntas espirometálicas de materiales y diámetros comunes, etc

  • Consumibles de taller, como discos de corte, electrodos de soldadura, trapos, etc
  • Material desecante
  • Lámparas y bombillas
  • Ánodos de sacrificio
  • Escobillas de motores

1.5 Material estándar habitual

Se trata de repuesto genérico que puede ser adquirido localmente a diversos proveedores. El material estándar habitual suele ser el siguiente:

  •     Tornillería
  •     Racorería
  •     Repuesto genérico eléctrico (magnetotérmicos, relés, diferenciales, fusibles)
  •     Repuesto genérico hidráulico y neumático
  •     Correas, cadenas y elementos de transmisión de movimientos estándar
  •     Válvulas de materiales y medidas estándar

Es conveniente estudiar en detalle la necesidad de incorporar este repuesto al stock permanente en planta. En general, su decisión debe estar relacionada con el plazo de entrega y con el coste. Respecto a los elementos estándar de bajo coste puede ser rentable adquirirlos, pues el coste de parada de un equipo durante el tiempo de aprovisionamiento puede tener un coste superior a su valor. Respecto al plazo de entrega, muchos proveedores locales ofrecen servicios de entrega muy breves, incluso inmediatos, lo que puede hacer interesante trasladar el stock a estos proveedores.

1.6 Recomendaciones del fabricante

Al igual que en el caso del mantenimiento programado a efectuar en los equipos, el fabricante no es, en muchas ocasiones, una fuente de información absolutamente fiable para preparar el stock. En primer lugar porque en muchos casos sólo los fabrica, no los mantiene, y no tiene experiencia en ese campo. En segundo lugar, porque su objetivo es ganar dinero vendiendo repuestos, que no tiene por qué coincidir necesariamente con el objetivo del propietario de la planta o del responsable de su mantenimiento. En último lugar, porque no conoce la importancia relativa del equipo en el sistema (no es lo mismo prever el repuesto necesario para una bomba crítica, que es única, que para una bomba no crítica que esté duplicada, por ejemplo).

Por tanto, seguir sus recomendaciones en ocasiones puede acarrearnos tener almacenes de repuesto mal dimensionados, por exceso o por defecto.

Es necesario seguir las recomendaciones del fabricante en aquellos equipos en los que no se tiene suficiente experiencia como para hacer una selección adecuada. Pero el 90% de los equipos de una planta de cogeneración son equipos genéricos (motores, bombas, sensores, transmisores, válvulas, tubería), y en esos es inadmisible seguir estrictamente las recomendaciones del fabricante sin realizar un estudio detallado.

1.7 Inventarios

Al menos una vez al año debería realizarse un inventario general del stock de repuesto, para comprobar que no falta en él ninguna pieza que consideremos que debe integrar dicho stock. Es muy común que la prisa en una reparación centre toda la atención.

Para evitar los inconvenientes derivados de la realización de inventarios generales, si se dispone de un sistema informático en el que se registre el stock y las entradas y salidas de materiales, debe organizarse un sistema de inventarios por zonas, de manera que con una periodicidad muy corta el personal de almacén realice un inventario parcial de una de esas zonas. Al final del año, debería haberse completado el inventario total.

Igualmente, es conveniente realizar unos muestreos aleatorios, para comprobar que las cantidades que figuran registradas en el sistema informático o en el sistema de gestión que se utilice se corresponden con lo que realmente hay en planta.

Debe tenerse especial cuidado en los periodos de gran actividad en mantenimiento (paradas programadas, revisiones generales), ya que las urgencias y el alto número de movimientos hacen que en estas épocas se produzcan grandes números de movimientos incontrolados. Antes de una parada programada, el almacén planta debería reforzar su plantilla, para facilitar la labor de mantenimiento y evitar la pérdida de control.

Contactenos

¿Quieres estar al día en información sobre Cogeneración? Suscríbete a la revista ENERGIZA
Por favor llene los campos requeridos.

INGENIERÍA DE MANTENIMIENTO

ingenieria del mantenimiento

Más información

CENTRALES TERMOSOLARES CCP:

Más información

GUIA 4: GUIA PARA LA IMPLANTACIÓN DE RCM3 EN INSTALACIONES

Ya está disponible la Guía 4: Guía para la implementación de RCM3 en instalaciones. La Guía trata de aportar una vía clara y práctica para la implementación de RCM3 en diversos tipos de instalaciones, identificando las funciones de los equipos analizados, los fallos, sus causas y las medidas preventivas a adoptar para que no se materialicen. 

Más información

Revista IRIM

El Instituto RENOVETEC de Ingeniería del Mantenimiento, IRIM, ha editado el número6 de la revista IRIM. 

Puedes descargarte la revista de forma totalmente gratuita en formato pdf desde aquí.

Novedades Editoriales

TURBINAS DE GAS

MONTAJE, PUESTA EN MARCHA, OPERACIÓN Y MANTENIMIENTO DE TURBINAS

Más información

Novedades Editoriales

libro Construcción de Centrales de Ciclo Combinado

CONSTRUCCIÓN DE CENTRALES DE CICLO COMBINADO

Más información

GUIA IRIM 2: ELABORACIÓN DE PLANES DE MANTENIMIENTO

Una Guía de carácter práctico, con la que el Ingeniero de Mantenimiento, siguiendo los pasos que se indican, debe ser capaz de desarrollar un plan de mantenimiento incluso aunque posea poca experiencia realizando este tipo de trabajo.

Más información

¿CONOCES RENOVEFREE?

RENOVEFREE

DESCÁRGATE GRATIS EL SOFTWARE DE GESTIÓN DEL MANTENIMIENTO DISEÑADO POR RENOVETEC

Pincha aquí